Home Historia

Orígenes de la Peregrinación

Orígenes de la Peregrinación Gaucha a Luján (desde 1945)

 

PEREGRINACION GAUCHA AL SANTUARIO DE LA VIRGEN DE LUJAN Y CIRCULO CRIOLLO MARTIN FIERRO

 

Paso ahora al artículo publicado en la revista El Telar Nº 162 de diciembre de 1945, dice: Peregrinación Criolla y de a caballo al Santuario de Ntra. Sra. de Luján.

Realizada el 7 de octubre de 1945. «El día 7 de octubre ppdo., día de la Santísima Virgen del Rosario, siguiendo una invitación especial del señor Obispo de Mercedes, doctor Anunciado Serafini, un nutrido grupo de gauchos del Círculo Criollo El Rodeo de Santos Lugares, Partido de San Martín, realizaron una peregrinación criolla al santuario de Ntra. Sra. de Luján.

Con tal fin y con la bendición especial del Cura Párroco de Ntra. Sra. de Lourdes, de Santos Lugares, partieron los criollos a caballo desde ese lugar a las 23 hs. del día 6 de octubre llegando a las 8 hs. del día 7 al Puente de alto nivel (el control) donde fueron recibidos por una delegación del Círculo Criollo Martín Fierro de Villa Flandria, la que los acompañó en su entrada a Luján y durante todos los demás actos del día.

A las 9 de la mañana se encaminaron con sus criollitas “enancadas” en dirección al Santuario, por la calle San Martín, precedidos por las banderas argentinas, una del Círculo Criollo El Rodeo y la otra de la Municipalidad de Luján, llevadas por los presidentes de ambos Círculos recibiendo a su paso la ovación y el aplauso del público numeroso que estacionado en las aceras aplaudía entusiasmado. Al llegar al Palacio Municipal fueron recibidos por los Señores Adolfo Saubidet (Intendente) y Martiniano Riglos y demás autoridades Municipales, prosiguiendo luego su trayecto hasta la Basílica siendo recibidos por el Exmo. y Rvmo. Monseñor Dr. Anunciado Serafini, Padres de la Basílica y numeroso público. Acto seguido, luego de depositar las ofrendas florales al monumento del Gral. Belgrano, al altar mayor de la Virgen y al monumento del gaucho en el Museo, el Rdo. Padre Guido Pesce ofició la Santa Misa en la Plaza Belgrano en un altar especialmente preparado, oficiando de monaguillo el gaucho de El Rodeo, Sr. Orlando Binaghi, con ropaje típicamente criollo, “chiripá” “botas de potro”, “espuelas” y “facón”. Fue un gesto grato del “Correntino” como le llaman.

Al mediodía, en el local del Matadero Municipal fue servido un suculento almuerzo criollo presidido por las autoridades municipales y policiales. A las 18 hs. en un tablado especial en la Plaza Belgrano, se llevó a cabo el baile criollo ante un numeroso público, después del cual los criollos de El Rodeo iniciaron su retorno dejando una gratísima e inolvidable impresión en las mentes de cuantos pudieron presenciar su destacada actuación.

Cabe hacer una mención especial para el Sr. Eduardo Delorenzi, hombre de espíritu netamente criollo que en parte ha hecho factible esta peregrinación y que ha cooperado como buen gaucho y con sumo interés para el mayor éxito de la fiesta y que es quien, en Luján, organiza fiestas criollas en los días patrios evitando de esta forma que se pierda acá nuestra gloriosa tradición.

 

AUTOR: Daniele, Arnoldo

COODINADOR DE LOS FASCICULOS:

Lic. Tuis, Claudio.

DIAGRAMADORA: Luna, Diana

 

Con estas pocas páginas deseo hacer conocer al lector la verdadera historia de la creación de la Peregrinación Gaucha al Santuario de Luján y de la fundación del Círculo Criollo “Martín Fierro” de Jáuregui, basándome en valiosas documentaciones que he recopilado para tal fin.

Esto, que no pretende ser un libro carece de todo valor comercial. Solo es de carácter informativo y está dedicado a todos los tradicionalistas que, año tras año, se acercan a Luján para testimoniar su fe y para venerar a nuestra Patrona:

La Santísima Virgen Gaucha.

Arnoldo Daniele

 

Orígenes de la Peregrinación

Gaucha a Luján (desde 1945)

 

Virgen tejida en Jacquard de lanzadera de 64cms. de alto por 42cms. de ancho, actualmente en el Museo del Parque Industrial Algoselan Flandria

No podría comenzar a relatar los orígenes de la peregrinación gaucha anual a Luján sin asociar tan histórica creación con la fundación del Círculo Criollo Martín Fierro de Jáuregui, institución de la que soy socio vitalicio y de la que fui directivo durante varios años del siglo pasado. Comencé a frecuentar asiduamente el Martín Fierro en el año 1965, año en el que, en ese lugar, se le sirvió un almuerzo típico a los ilustres visitantes de estos pagos, los Reyes de Bélgica Balduino y Fabiola, acompañados por el entonces Presidente de la Nación Don Arturo Illia junto a su señora esposa.

Desde aquel momento, luego de asociarme a la Entidad y de colaborar en todos los aspectos, comencé a interesarme por los comienzos de la misma como también, de los de la peregrinación gaucha. Nunca se me había ocurrido hacer una exposición escrita sobre dichos eventos ya que los datos que me llegaban eran un tanto confusos y temía tergiversar los hechos acaecidos.

Llegué a escuchar de boca de un animador de desfiles y también de un conductor de programas radiales que la peregrinación anual a Luján, aduciendo que en las 63 realizadas casi siempre llovió, se debía a que un grupo de gauchos se había congregado ante la Basílica, allá en 1945, para pedir lluvia a la Sma. Virgen debido a la sequía reinante. ¡Disparate total!

Avala mi relato, una extraordinaria documentación que llega a mis manos gracias a la gentileza de Don Jorge Bánez que me la facilitó. Esos documentos históricos se componen de 4 carillas manuscritas y firmadas por Don Félix Bánez, uno de los iniciadores de la peregrinación y también socio fundador del Martín Fierro, y además de un ejemplar de la revista El Telar de diciembre de 1945, Nº 162.

 

PEREGRINACION GAUCHA AL SANTUARIO DE LA

VIRGEN DE LUJAN Y CIRCULO CRIOLLO

MARTIN FIERRO

 

En mayo de 1945, el Señor Eduardo Delorenzi, Comisario de Corrales del Matadero Municipal, invita verbalmente al paisano de Jáuregui, Don Félix Bánez, para que congregue, para el día 8, a un grupo de jinetes a fin de realizar un desfile gauchesco en homenaje a la Virgen de Luján en su día y también una corrida de sortijas. Para tal fin, Don Félix reunió a algunos paisanos, casi todos operarios de Algodonera Flandria y Linera Bonaerense, empresas afincadas en Jáuregui. Quienes lo acompañaron ese día fueron: Antonio Pérez, Emilio Ramírez, Güerino Colusso, Roque Florez, Clementino

Díaz, Domingo Labatte, Enrique Ramírez y Eduardo Ramírez.

 

LA PEREGRINACION GAUCHA.

 

Sus comienzos

 

Dice Don Félix en sus escritos: …luego de haber churrasqueado en el local del Matadero Municipal y con la compañía del Señor Delorenzi, nos presentamos frente a la Basílica donde dicho Señor me hizo entrega de una Bandera Nacional para que yo la portara en el desfile que escoltaba a una carreta facilitada por el Director del Museo, don Enrique Udaondo. Las 2 yuntas de bueyes unidos a la carreta pertenecían al Señor Forastieri y los picaneaba Don Pablo Rodríguez padre, paisano de Carlos Keen.

Cuando comenzamos a desfilar, por la avenida de la Virgen, pude ver junto a la vereda de la Recova, a otro grupo de jinetes que observaban el desfile, en ese momento dejé la bandera en manos de Don Emilio Ramírez y me acerqué a ellos, los que resultaron ser paisanos del Círculo Criollo El Rodeo de Santos Lugares, fundado el 16 de diciembre de 1939, se habían enterado del evento por una noticia aparecida en el diario La Prensa de la Capital. Estos paisanos eran:

Vicente Alberto Velaz, Orlando “Fito” Binaghi, Nicolás Merello, Enrique Barranco, José

García y el Tarta (sic).

Luego de las presentaciones de rigor invité a esa gente a participar con nosotros de los festejos, invitación ésta que aceptaron gustosos quedando muy agradecidos. Una vez terminado el desfile nos dirigimos todos a la calle Real, frente a la gruta del Señor Manchi para realizar la carrera de sortijas programada. Participó con nosotros el Señor Vicente Velaz.

Al terminar la sortija, por una invitación del Señor Padre Cura, fuimos todos al despacho parroquial, los paisanos de Jáuregui y los de El Rodeo. Allí tuvimos una muy amable conversación con Monseñor Anunciado Serafini, Obispo de Mercedes. El Señor Velaz, en nombre de El Rodeo, le hizo entrega al Monseñor Obispo de una chuza. Se encontraban presentes el Padre Cura Varela, el Padre Cura Franciscutti y otros Padres Curas.

En esa reunión fue cuando Monseñor Serafini nos preguntó por qué no se hacía una peregrinación a caballo anual al Santuario de la Virgen. Le dimos la palabra de hacerla ese mismo año en el mes de octubre.

Aclaro que, si bien es cierto que hago algunas correcciones en cuanto al texto original, conservo el orden cronológico de los hechos y, en muchos aspectos, palabras o dichos escritos por Don Félix, por respeto a la investidura de una persona como él, dedicada de lleno al tradicionalismo y que, pese a sus limitaciones de formación escolar, ha dejado esta documentación tan valedera que sería un sacrilegio de mi parte cambiar algo de su legado escrito.

Corrida de Sortijas

Rancho gaucho que en el tiempo te erigís como un bastión, mezcla de pampa y malón, de bagual y de cencerro sus Círculo Martín Fierro un trozo de tradición.

En tus horcones señeros con muchos años de gloria está impresa nuestra historia y es tu nombre el homenaje que le rinde el paisanaje a Hernández y a su memoria.

El azote del pampero nunca podrá detenerte y aunque a veces sople fuerte no ha de parar tu vuelo mientras haya en este suelo un criollo pa´ defenderte.

Adiós, me voy como vine, perdonen el incomodo, quise decir a mi modo tan sólo estas cosas sueltas. Será pues hasta la güelta y güena suerte pa´ todos.

 

Distintivo del Círculo Criollo «Martín Fierro». Entidad tradicionalista fundada el 11 de agosto de 1945 y que en su corta existencia ya cuenta con 120 socios y socias. Este distintivo es creación del joven Orlando Binaghi, el correntino o Fito, como cariñosamente le llaman los amigos del Círculo Criollo «El Rodeo».

 

La peregrinación gaucha, considerada por muchos el movimiento de jinetes y carruajes más importante del mundo, es sin embargo, rechazada por la mayoría de los vecinos de Luján dado las tropelías que se realizan en el centro urbano durante la estadía de los participantes, que suele ser de 3 ó 4 días. Los vecinos tienen razón, pero generalmente los desmanes son provocados por gente infiltrada que nada tiene que ver con el gaucho y sus creencias y menos con el tradicionalismo. Yo que he estado en innumerables oportunidades participando de este acontecimiento anual y que lo he visto crecer año a año en cuanto a cantidad de gente, creo firmemente en la generosidad y en la honradez del gaucho.

¿Acaso no decimos, cuando nos referimos a alguien que posee estas cualidades, Fulano es gaucho?

Y opino: ¿No sería necesario darle a esta gente un lugar adecuado para su estadía con algunas comodidades elementales, como baños, campo con pasto y agua para los animales, sitio para acampar, etc.?

Lógicamente, debido al constante crecimiento que observamos año tras año, el tema es complicado, pero corresponderá a las autoridades, tanto provinciales, municipales y eclesiásticas, la solución al difícil problema para que este hecho único, no desaparezca.

Aclaro que esto lo escribí antes que se realizara la peregrinación del 7 de septiembre de 2008, en la que las autoridades se ocuparon y lograron que todo fuera más organizado. Esperamos que en los siguientes eventos se mejore aún más para beneficio de los peregrinos y especialmente de los vecinos de Luján.

 

Gaucho que fue perseguido

En su existir tan aciago

Pues lo tildaron de “vago”

Y de “mal entretenido”.

Fue triste su recorrido

Siempre inmerso en la tristeza

Luchando con entereza

Contra la vil injusticia,

Mas el odio y la codicia

Ultrajaron su grandeza.

Gaucho de gallardo porte

Que fue aliado de la gloria,

Paladín de la victoria

Junto a Güemes en el Norte.

Gaucho fue el que con su aporte

Flameara nuestra bandera

Allende la cordillera

Con el Santo de la Espada

Conmoviendo en la patriada

A Sudamérica entera.

Reclutado en los confines

Para frenar a la indiada

Fue su vida mancillada

En inhóspitos fortines.

Gente ambiciosa con fines

De un poderío que aterra

Lo hizo parte de una guerra

Tan cruenta como indebida.

Una lucha fraticida

Que ensombreciera la tierra.

Gaucho ha sido Santos Vega,

El insigne payador,

Inefable trovador

De pura y total entrega.

El que en fantástica brega

Cantando su vida dio,

Su corazón se apagó

- según cuenta la leyenda -

Cuando en trágica contienda

El diablo lo derrotó.

Gaucho fue aquel “Don Segundo”

El de los “Pagos de Areco”,

De cuya sapiencia el eco

Se arraiga en lo más profundo.

En esa parte del mundo

- selva, río, llano y cerro -

Fue el gaucho son de cencerro

Inmenso como Los Andes,

Prototipo que en Hernández

Inspirara al “Martín Fierro”.

Fusión de razas. La hispana

Mezclada con la aborigen

Dieron al gaucho su origen

Con esencia americana.

Somos un pueblo que hermana

El hoy con el tiempo aquel

Y ha de mantenerse fiel

Al inapelable fallo:

¡La patria se hizo a caballo”

Y el gaucho montado en él!

GAUCHO

 

Y bien, ya con la primera peregrinación realizada, voy a retomar el relato de Don Félix donde detalla en sus escritos la fundación del Círculo Criollo Martín Fierro:

…al finalizar la reunión con el Señor Obispo, nos dirigimos, los de Jáuregui y los de El Rodeo, al restaurante del Señor Pelagati donde compartimos una cena de camaradería.

De sobremesa y entre trago y trago de ginebra, la gente de El Rodeo nos aconsejó que formáramos una Institución Gaucha, ofreciéndonos toda clase de colaboración, como buenos criollos y amigos. Luego de ello, acompañamos a los visitantes hasta el

Puente alto nivel. Ellos tomaron rumbo a Santos Lugares y nosotros a Jáuregui (desde luego que todos de a caballo).

En el trayecto de regreso cambié opiniones con mis compañeros con respecto a la formación de una Entidad Criolla. Hubo acuerdo entre todos y yo me comprometí a pedir, por medio de alguna persona influyente, al Señor Julio Steverlynck para que nos cediera el campito (de su propiedad) donde el Señor Portillo supo tener un horno de ladrillos, para la formación de la Institución.

Al día siguiente, lunes 9 de mayo, al concurrir a mi trabajo en Linera Bonaerense S. A., le presenté nuestra inquietud al administrador de la Empresa, Señor Carlos Holvoet, quien se interesó por el tema y 3 horas más tarde me comunicó que había hablado con el Señor Manuel Moine, gerente de la Algodonera Flandria, quien me invitaba a su casa particular para hablar sobre el tema. Luego de esta entrevista, el Señor Moine toma riendas en el asunto y habla con Don Julio. A los pocos días, la moción había sido aceptada y se comienza a trabajar para la formación de la nueva entidad.

El 11 de agosto de 1945, a las 20 se lleva a cabo la primera reunión en el salón del Club Flandria, en la calle España. (Cabe aclarar que se trataba de un galpón ubicado donde está la actual sede) Se encontraban presentes los Señores: Manuel Moine,

Agustín Rodríguez, Félix Banez, Clementino Díaz, Roque Florez, Miguel Dicurtis, Enrique Moine, Angel Gallesio, Oscar Real, José María Real, Antonio Torelli, Eduardo Píccoli, Dr. Pablo Rolandelli, Emilio Ramírez, Eduardo Ramírez, Enrique Ramírez, Blas Parra, Señorita Elsa Gallesio, Ismael Castro, Jorge Bánez, Héctor Díaz y Antonio Pérez. Entre los presentes se forma la primera Comisión Directiva compuesta por:

Presidente Honorario: Sr. Julio Steverlynck Presidente: Sr. Manuel Moine Vicepresidente: Sr. Roque Florez Secretario: Sr. Félix Bánez Prosecretario: Sr. Oscar Real Tesorero: Sr. Enrique Moine Protesorero: Sr. Ismael Castro

Secretario de Actas: Sr. José María Real Vocales: Sres. Emilio Ramírez, Antonio Torelli y Eduardo Ramírez Síndico: Dr. Pablo Rolandelli

Tras formarse la Comisión se trataron asuntos varios, entre ellos, el nombre de la Institución. El Sr. Moine propone Círculo Criollo Martín Fierro, yo propongo Círculo Criollo El Palenque. Se aprueba la propuesta del Sr. Moine